Café Cabrales

Cabrales – 2019

Branding & Packaging

 

Background

Cabrales es una empresa argentina que fundó Don Antonio Cabrales Vega hace más de 70 años y hoy la sigue manejando la tercera generación de la familia. Como empresa y como familia tienen un fuerte compromiso: mantener la calidad de sus productos al más alto nivel. A ello le dedican su conocimiento, esfuerzo y vanguardia tecnológica, buscando siempre satisfacer las necesidades de sus consumidores y la propia pasión: dar su nombre al mejor café.

Con esa consigna Cabrales contactó a Grupo Berro para que revisaramos el branding y el diseño de todos los productos de la empresa.

 

El desafío

Lograr que se refleje la calidad de los productos en los nuevos diseños y que el nombre se destaque en el punto de venta.

En la etapa de estrategia inicial, que desarrollamos junto a Fernando Zerboni, visitamos la fábrica en Mar del Plata y aprendimos las diferencias entre cafés tostados y torrados, entre cafés molidos y en grano, o entre el café en saquitos, los instantáneos y las cápsulas. Literalmente nos sumergimos en el mundo del café.

 

Agrupamos todos los packaging de la marca, que son más de 50 productos y nos reunimos con el cliente para entender ‘la mancha de color’ a la que ellos hacían referencia. En el análisis detectamos que de toda la enorme familia de productos solo 4 eran los ‘motores’ que empujaban al resto de la línea y claramente la mirada la teníamos que enfocar en captar cuál era el ADN de cada uno de ellos.

 

El diagnóstico al que arribamos fue que la estrategia de diseño y la arquitectura de la marca se basarían en poder aggionar y extender la identidad de los dos productos de mayor venta y mayor reconocimiento en el mercado: Súper Cabrales y La Planta de Café.

Se definió organizar al portafolio de productos bajo dos tipo de café: Cabrales para los cafés tostados y La Planta de Café para los cafés torrados.

El resultado

Primero rediseñamos la identidad. Con mucho cuidado modificamos detalles del símbolo de la ‘taza’, dejamos el característico plato de base pero modernizamos el estilo de la taza con la silueta más estilizada y también ajustamos el humo, generando un movimiento más relajado, que remarca la idea de ‘disfrutar del momento de un buen café’. En el caso del logotipo, respetamos la inclinación de la tipografía pero la redibujamos ajustando detalles de formas y espaciados entre letras, para que la lectura sea más clara.

Para el diseño de packaging el nuevo branding de Cabrales se estructuró sobre el aggiornamiento del diseño del café tostado Súper Cabrales.

Una vez pulidos los detalles de ese producto insignia, definimos una arquitectura para toda la línea, rescatando la aplicación de la marca en diagonal, la presentación del símbolo de la taza dentro de una ‘corbata roja’ y otros atributos que tenían los packs anteriores.

En base a esa arquitectura, diseñamos todos los productos respetando ese concepto general y resaltando la personalidad de cada tipo de café.

Mas allá de las bases definidas para los productos, cada líena tiene que ser analizada con sus particularidades. En el caso de las cápsulas compatibles con Nespresso, que tienen un envases fino y alargado, era sorprendente la falta de lectura del logo Cabrales, la marca se perdía en el packaging. La decisión del diseño fue resaltar el nombre, que es un aval de calidad, y pasamos de una aplicación minúscula en el frente del pack a que se destaque fuertemente para que la lectura en gondola sea contundente.

Hoy la marca y su línea de productos se presentan con una identidad fuerte y más consistente, destacando el valor del nombre ‘Cabrales’ que es sínonimo de buen café y respetando el colorido de la ‘mancha de color’ que el cliente no quería perder.

<< Volver